jueves, 3 de abril de 2008

San Lorenzo se volvió sin nada de Brasil.

Perdió 3-1 con Cruzeiro y quedó complicado en el Grupo 1 de la Copa Libertadores. Moreno (2) y Wagner anotaron los goles del local, mientras que Silvera descontó. Ahora, el equipo de Ramón Díaz deberá ganarle a Caracas, en el Nuevo Gasómetro, para clasificarse.
San Lorenzo perdió por 3 a 1 ante Cruceiro y con esa diferencia de goles tendrá la obligación de ganarle como local a Caracas, de Venezuela, el 16 de abril, para lograr la clasificación en el Grupo 1 de la Copa Libertadores.
Es que con este triunfo los de Belo Horizonte alcanzaron los 11 puntos y la consecuente clasificación a los octavos de final, mientras que Caracas y San Lorenzo comparten el segundo puesto con siete, cuando resta una fecha para completarse la zona. Claro que por diferencia de gol hoy los venezolanos son los dueños de ese segundo lugar, lo que significa que un empate en el Nuevo Gasómetro los terminará depositando en la siguiente ronda.
San Lorenzo tuvo la gran oportunidad de cambiar esa historia y hacerse para sí de esa chance, ya que lo único que necesitaba esta noche era perder solamente por un gol. Y Ramón Díaz apostó a esto, según quedó de manifiesto a través de la formación que mandó a la cancha en el Ipatingao.
Así, el equipo de Ramón mostró un planteo cauteloso, más preocupado por cerrarle a los jugadores de Cruzeiro el camino hacia el arco de Orión que por abrirlos rumbo al área rival. Con tres defensores y otros tres disimulados como volantes, el Pelado dejó a Andrés D'Alessandro sin un socio.
La rápida apertura del marcador conseguida por Cruzeiro a través del delantero boliviano Marcelo Moreno, cuando transcurrían apenas 11 minutos del primer tiempo, no cambió mucho los planes del riojano. Los brasileños tampoco hicieron demasiado y, pese a que hasta el final de esa etapa fueron superiores, nunca lograron inquietar a Orión.
En la segunda parte, ya con Daniel Bilos en la cancha para hacer valer sus trepadas por izquierda (allí Díaz formalizó la línea de cuatro sacando a Adrián González), el panorama hasta pudo haber mejorado para el Ciclón, que estuvo a tiro de empatar con un remate de Bergessio que rebotó en el poste derecho.
El ingreso de Andrés Silvera por Bernardo Romeo le dio aire al ataque azulgrana, pero enseguida y en la primera llegada concreta de los locales llegó la segunda conquista de Cruzeiro, nuevamente a través de Moreno, goleador de la Libertadores con siete tantos.
San Lorenzo sintió el impacto y tardó 15 minutos en volver a inquietar a los brasileños. Y para colmo, a los 37 minutos, tras una serie de rebotes afortunados (algo similar ocurrió en el primer tiempo), el enganche Wagner anotó la tercera conquista, que a esa altura parecía lapidaria para las ilusiones cuervas.
Sin embargo Acevedo "se vistió" de D'Alessandro y tras apilar a tres rivales, le cedió el balón a Silvera para que marcara el descuento debajo mismo del arco. Recién entonces se animó San Lorenzo a atacar, cuando apenas quedaban tres minutos por delante, y a punto estuvo de marcar un tanto más, ese que le hubiera permitido necesitar nada más que un empate ante Caracas para clasificarse. Fue a los 44 minutos, cuando Bergessio lanzó un centro rasante desde la derecha que fue conectado en el borde del área chica por Silvera, pero el balón salió rozando el poste derecho del arco defendido por Fabio.
Entonces se disiparon definitivamente las preocupaciones para los brasileños, que ya clasificados, irán el 16 de abril a los 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar del estadio de Real Potosí con la clasificación y el primer puesto en el grupo 1 ya asegurado.
En cambio, el equipo de Ramón tendrá que "remar" con fuerza para superar a los venezolanos, tanto como debió hacerlo la semana anterior para superar justamente a Real Potosí en el Nuevo Gasómetro, si no quiere quedarse afuera del principal objetivo que se trazó a principio de temporada.